Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

jueves, 5 de mayo de 2016

Fallece el gaitero Edison Villalobos



Aproximadamente a las 11.00 de la mañana de este martes falleció el gaitero zuliano Edison Villalobos, mejor conocido como “El Pájaro Bravo”, apodo que se ganó al imponer el tema con el mismo nombre y que sonó desde los años 80 en todas las emisoras del país.

Según informaron sus allegados, el solista habría sufrido un infarto que lo mantuvo en cuidados intensivos. Luego de recuperarse estuvo de reposo en su casa, donde hoy en la mañana se descompensó y murió. El cantante deja cuatro hijos, dos hembras de su primer matrimonio y dos varones con su actual esposa Lisbet Domínguez.

Se pudo conocer que los restos de Villalobos serán velados en la funeraria Aves del Paraíso, en el sector Indio Mara de Maracaibo, y el entierro será este miércoles en el Cementerio La Chinita de la capital zuliana.

Fuente: laverdad.com

martes, 3 de mayo de 2016

Fundapuem premia lo mejor de la gaita



 Al son del furro, el cuatro y la tambora, la Fundación Pueblo Monumental (Fundapuem) por cuarto año consecutivo su gala anual, en la que galardonaron lo mejor la de la gaita.


Con el propósito de exaltar regionalismo y la idiosincrasia zuliana, reconocidas agrupaciones gaiteras, solistas, periodistas y locutores se congregaron el pasado domingo en la recepción Gran salón, donde entregaron reconocimientos a los talentos elegidos por el pueblo a través de la página web www.pueblomonumental. com.


Los pregoneros de la gaita, Los maracuchitos y Gaiteros del mocho se alzaron con el primer lugar en las categorías adulto, infantil y juvenil respectivamente. En la gala participaron más de 100 agrupaciones y solistas de todo el país, entre los que destacan Jesús Terán “Chavín” y “El ayayero Nelson Romero, quienes fueron galardonados por su destacada trayectoria en el mundo gaitero.


Por su parte, el presidente de la fundación Ender Danilo Cárdenas, también conocido como “El Caballero de la Gaita”, destacó la importancia de este evento que surgió para enaltecer el patrimonio regional. “Somos una Entidad nacida de un sueño que ya es una realidad, donde nos encargamos de revalorizar y defender nuestro folclore. Me enorgullece entregar estos reconocimientos a quienes se dedican a trabajar en pro de nuestra cultura”, dijo Cárdenas.



Fuente: panorama.com.ve

miércoles, 27 de abril de 2016

Gaitero Ricardo Portillo se encuentra bien y en su casa luego de operación de corazón


El reconocido gaitero Ricardo Portillo fue operado este lunes 25 de abril en Maracaibo. Portillo fue sometido a una cirugía ambulatoria en el corazón por segunda vez. La operación fue para realizarle algunos ajustes al resincronizador del corazón que le implantaron en el año 2008.

Jesús Terán, el popular ‘Chavín’, conversó con PANORAMA acerca de su amigo Ricardo “el se encuentra bien, ya gracias a Dios reposando en su casa. La operación fue ambulatoria y no hubo necesidad de hospitalizarlo”.

Indicó que al gaitero lo operaron en el Instituto de Investigaciones de Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad del Zulia. La cirugía tuvo una duración de media hora y fue hecha aproximadamente a la 1 de la tarde.


Portillo, de 72 años, es un popular gaitero de la región zuliana, autor de temas como: Amparito, Mi ranchito, María la bollera, Venite pa Maracaibo, La ciudad más bella entre otros.


Fuente: panorama.com.ve

martes, 26 de abril de 2016

"El Curita" de San Francisco


Este querido sacerdote nace en el desaparecido pueblo de El Caimito, hoy municipio Miranda del estado Zulia, el 24 de abril de 1924.

Sus estudios de primaria y de educación media los realizó en las pocas instituciones educativas que habían en su tierra natal.

El 27 de marzo de 1937, ingresó al Seminario Diocesano de Maracaibo, y el 25 de septiembre de 1941, al Seminario Interdiocesano de Caracas.

El 5 de diciembre de 1948, en la Catedral de Maracaibo, fue ordenado sacerdote por monseñor Marcos Sergio Godoy, oficiando su primera Misa en la iglesia de Los Puertos de Altagracia, el 26 de diciembre de ese mismo año.

Su brillante apostolado lo comenzó en Isla de Toas, donde se ganó el amor y la admiración de toda la feligresía, además, fue allí donde inició sus actividades musicales y deportivas.

En 1953 es designado cura párroco de la Iglesia del Santísimo Cristo, único templo católico que existía en la parroquia San Francisco del estado Zulia, el cual transformó con la ayuda de los vecinos de la época.

Después de ser recibido por el sacerdote saliente, Ángel Ríos Carvajal, y de otras personalidades de San Francisco, el presbítero Vílchez se arrodilló frente al altar de la iglesia y pidió a Dios poder llevar con gran éxito la obra misionera que desde ese momento le tocaría cumplir en su nueva parroquia.

"El Curita" o "El Socio", como también era conocido, congregó a la juventud en el Frente Juvenil de San Francisco, creó los periódicos Lumbre y El Municipal, el programa radial Juventud en Marcha, que era transmitido por la emisora católica La Voz de la Fe; fundó el Liceo San Francisco, mejor conocido por todos como "El Liceo del Padre Vílchez"; y formó los conjuntos gaiteros: San Francisco, Zagalines, Zagales y Las Espiguitas del Padre Vílchez.

Fue él quien logró que se llevara a cabo la construcción de la llamada Basílica Menor de San Francisco, que hoy es uno de los símbolos más hermosos de ese municipio del estado Zulia.

Por eso recordamos a monseñor Luis Guillermo Vílchez Soto, un ser muy especial y querido por todo el pueblo sanfranciscano.

Fuente: elzulianorajao.com

miércoles, 13 de abril de 2016

El Rey de la Protesta


Nace en Maracaibo el 10 de abril de 1921, Firmo Segundo Rincón, llamado popularmente "El Rey de la Protesta". Este un gran compositor, músico y cantante se inicia con el conjunto de José Añez, y tiempo después logra dirigir la agrupación Las Pastorcitas del Niño Jesús. Más adelante participa como compositor y cantante de las agrupaciones: Las Mercedes, Chiquinquirá, Los Cachorros del Zulia y Rincón Ochoa.

Entre sus composiciones podemos recordar: Sabor a Gaita, Independencia Ya, Santa Rosa, Nuestra Plegaria, Antizuliano y Como No Voy a Protestar.

Su obra musical, Independencia Ya, fue prohibida durante el Gobierno de Rafael Caldera, ya que exigía una lucha mayor contra el Centralismo. En 1993 fue declarado Patrimonio Musical del Estado Zulia por Decreto N° 13-A de la Gobernación del Estado.

A lo largo de su carrera se hizo merecedor de innumerables distinciones, algunas de ellas fueron: El Gaitero de Oro, El Catatumbo de Oro y El Mara de Oro, además de la condecoración Honor al Mérito del Ministerio del Trabajo y una pensión de la Asamblea Legislativa por su aporte cultural.

Se comenta que fue el primer zuliano en pertenecer al Salón de la Fama de los Compositores en la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela, Sacven.

Recordamos con mucha admiración a este valiente zuliano, Firmo Segundo Rincón, "El Rey de la Protesta".

Fuente: elzulianorajao.com

sábado, 26 de marzo de 2016

Murió gaitera de Los Puertos de Altagracia en accidente en Casigua


Este miércoles Santo los Puertos de Altagracia se enlutó con la trágica muerte de Eliurys González Cepeda, cantante gaitera.

Cepeda salió de viaje con un grupo de amigos en un carro particular, desplazándose por la vía Machiques Colón, a pocos kilómetros de Santa Bárbara del Zulia, cuando presuntamente uno de los cauchos explotó haciéndoles perder el control hasta volcarse, la joven cantante falleció producto del impacto, mientras que los acompañantes recibieron traumatismos generalizados y permanecen bajo supervisión médica.

Familiares indicaron que Gonzalez de 26 años, era Licenciada en comunicación Social y estudiante de Administración, trabajaba en el banco Mercantil de Ciudad Chinita y era reconocida por ganar varios festivales y reconocimientos cantando gaita, era su pasión.

Se definía como gaitera y chiquinquireña, soñaba con cantar en las más reconocidas agrupaciones de gaita y era muy querida en el pueblo por su talento, amigos la describen como una mujer luchadora, inteligente y de gran corazón.

Eliurys fue cantante de los destacados grupos gaiteros La Gran Compañía y LGC, alternó tarima con Neguito Borjas, Ricardo Cepeda, entre otros grandes gaiteros.



Acá su participación en uno de los festivales de música:




Eliurys González Cepeda al lado de Ricardo Cepeda.


Eliurys en compañía de su mejor amigo Roberto Reyes Padrón.


Era licenciada en Comunicación Social y estudiante de Administración.

Fuente: panorama.com.ve

jueves, 3 de marzo de 2016

Último Adiós al "Negrito Fullero"




El 2 de Marzo del 2012, Maracaibo despide al "Negrito Fullero", legendario compositor de los inicios de la era comercial de la Gaita Zuliana. Eurípides de Jesús Romero fallece a consecuencias de complicaciones de su salud.

Vio por primera vez los intensos rayos del sol marabino, el 15 de febrero de 1923, específicamente en el sector Veritas, antes calle Miranda, diagonal a Frenos Veritas, en Maracaibo.

Los estudios de primaria los realizó con el bachiller Córdova en la calle Obispo Lazo. Luego pasó a la Escuela José María Portillo ubicada en la carretera Bella Vista.

Fue propietario de una sastería en la calle Celiz y le cosía a los reconocidos modistos de la época: Pedro Villalobos, Carlos Espina, Rafael Inciarte, Asdrúval Cárdenas y a la Sastrería La Rival.

Se convirtió en profesional del volante en 1948, al ingresar a la Línea de Carritos Por Puesto de Veritas, consolidándose como servidor público en 1952, al recibir sus placas de alquiler formalmente.

Siendo adolescente vive su primera experiencia musical con una sinfonía, a través de la cual cobraba para la época, un real por tres o cuatro piezas musicales.

Cuando tenía 17 años de edad, Manuel Gutiérrez Massurrubí, pregonero del diario Panorama, le vendió un acordeón por 40 bolívares, y en solo una semana aprendió a ejecutarlo, pero siempre aclaró que para componer sus gaitas usaba su cuatro y no el acordeón.

En 1942, Nicolás Vale Quintero, dueño de Ondas del Lago, ubicada para entonces en el sector La Arreaga, Haticos por Abajo, le abre sus puertas como ejecutante aficionado del acordeón, y a Heberto J. Pedraja, también connotado compositor zuliano, conocido cariñosamente como "El Perrito", le brindan la oportunidad como cantante.

La Sandunguera fue su primera gaita compuesta, grabada por Ricardo Aguirre y Los Cardenales del Éxito; además fue el compositor de El Negrito Fullero, plasmada también con Los Cardenales del Éxito por el famoso actor y cantante zuliano, Daniel Alvarado en 1971.

Los compositores gaiteros que más admiró Eurípides fueron: Ramón Bracho Lozano, Jesús Lozano y Luis Oquendo Delgado. Sus solistas gaiteros preferidos fueron: Ricardo Aguirre y Ricardo Cepeda.

En la vieja sede de Radio Popular, ubicada al fondo de La Botica Nueva, conoce al precursor de la música llanera, Lorenzo Herrera, a quien admiraba mucho, y tuvo el honor de acompañarlo con una caja de fósforos, simulando una charrasca. Herrera se percató y lo presentó al público con su novedoso instrumento. Para Eurípides esto fue muy significante en su vida artística.

La gaita de su inspiración que más le gustaba era La Sandunguera, y además le fascinaba La Campeona, de Moisés Martínez.

Fuente: elzulianorajao.com

viernes, 26 de febrero de 2016

Falleció Jesús “Papá Chucho” González, el koquimbero mayor


El señor Jesús González, conocido como “Papá Chucho”, líder del grupo gaitero Koquimba, falleció este martes en Maracaibo.

“Papa Chucho” es el padre de Oscar y Yumaira González, principales voces del grupo Koquimba y destacados gaiteros, además, la agrupación está integrada en su mayoría por la familia, entre ellos, los periodistas Jesús y David González, quienes se desempeñan como coristas.

Jesús González se encontraba en delicado estado de salud desde principios de año por una insuficiencia respiratoria, que lo mantuvo hospitalizado gran parte del mes de enero.

Estaba casado con Gemina de González, “Mamá Gemina”, reconocida cantante gaitera del grupo femenino de los años 70 “Las Alondras”. La familia González fundó hace 30 años el grupo que hoy por hoy es uno de los más importantes del Zulia.

Por este doloroso hecho, las principales emisoras de radio trasmitirán durante todo el día gaitas del excelente grupo zuliano.

A sus familiares y amigos unas sentidas palabras de condolencias en este penoso momento.

Fuente: noticiaaldía.com

sábado, 20 de febrero de 2016

"Chinco" Rodríguez: El repentista del Zulia


En medio de los negritos humildes y sinceros, que tienen negro el cuero lo mismo que San Benito, le dieron los dolores de parto a Ana Rodríguez, para alumbrar, en el corazón de Bobures, a quien sería el máximo repentista del Zulia.

José de la Chiquinquirá Rodríguez, “Chinco”, el Camello, por su corvadura, nació un 3 de junio de 1915. Un centenario atrás. Y partió con Dios el 13 de mayo de 1975, hace 40 ya.

Le bastaron 60 años para dejar huellas en un estado que aún se mantiene en deuda con su memoria. Ni siquiera es Patrimonio Musical estatal.

A “Chinco” se le debe el retrato de Maracaibo hecho poesía, con “Así es Maracaibo”, la cual compuso en un momentito, tarareándola en la ventana de la familia Silva Narváez, en Barrio Obrero, Cabimas, apoyado en acordes desafinados de Antonio “Matón” González, quien no tocaba cuatro, sino furro.


“Chinco” Rodríguez se montó en avión una sola vez en su vida. Rumbo a San Tomé.

A Chinco se le debe la autoría del poema “El Regionalista”; la expresión más fiel del orgullo de ser zuliano. Su autoría le puso sello a la protesta más irreverente que describe a Cabimas, “Gaita a Cabimas”, que la muestra como Cenicienta, y cuya letra desató la molestia del primer obispo que tuvo la ciudad, Constantino Maradei, cuando la cantó Barrio Obrero en su estreno como alto prelado.

Él legó al Zulia una lluvia de temas como “Afición Gaitera”, “Bobures”, “La Primitiva”, “Gaita al Periodista”, “El Reventón”, o “Maracaibo Cuatricentenaria”, la que compuso cuando le pidió “la cola” a Alberto Silva, para La Concepción. Le dijo en el trayecto: “Primo, Maracaibo está cumpliendo 400 años”. De regreso, en pleno Puente sobre el Lago, soltó en el carro la letra de la canción.

Chinco nació con un don que le fue dado del cielo: ser repentista. Su secreto: Pensar primero en el final y luego ponerle el principio, se lo confesó a su sobrino Wilfredo Rodríguez.

“Pa’ mi un queso rayao, y un par de bagres fritos, me abre más el apetito, que esos pollos congelaos”, decía al comer. Mucho se ha especulado que no sabía leer y escribir. Nada más lejos de la realidad. Pero es que ni siquiera, los historiadores de la gaita zuliana se han tomado la molestia de conocerlo a fondo en sus breves biografías compartidas. Chinco sí asistió a una “escuelita”, donde no pasó más allá del tercer grado.

“Paíto sí sabía leer y escribir. Cuando yo estudiaba bachillerato leía mis tareas y me explicaba. Corregía mis errores si escribía mal. Leía mucho una revista que se llamaba Selecciones, con contenidos de cultura y cosas del mundo”, contó su hija mayor, Herólida, que prefiere ser llamada Yoyita.

“Panida, ramplonadas, arrellanado, espetado”. Todas palabras usadas por él. Para quienes no se explicaban cómo un obrero, también mecánico y barredor de calles, tenía tanta verborrea, la respuesta estaba en la lectura. De hecho, la revista Selecciones tenía un aparte, “Enriquezca su vocabulario”, ideal para él.

Chinco, el tercero de ocho hermanos (Ana Luisa, Tubalcaín, Columba, Asnolda, María Esperanza, Clemente y Alirio), de los cuales ya no queda ninguno vivo, llegó a Cabimas de la mano de su mamá. De su papá poco se nombra, aunque se llamó Luis Ochoa, dice su sobrino Wilfredo.

Yoyita describe que Chinco no fue reconocido, no por abandono, sino porque para 1915 los hijos se reconocían tardíamente, y el papá murió en esa espera. Tras su muerte se mudaron a Cabimas en busca de bienestar. De ahí que, Chinco trabajó desde niño y aprendió el valor de mantener un hogar.

Reuniendo centavos logró ser dueño de una molienda en Cabimas. La que luego vendió para trabajar como mecánico en “Auto Cabimas”. Una vez aprendido el oficio renunció a ese empleo y laboró por cuenta propia, en su pequeño taller, “cujicero”.

Su integración a la historia de la gaita zuliana se dio de la mano de quien fue su mejor amigo y compadre, Bernardo Bracho. Cuando se conocieron, para 1960, Bernardo estaba encandilado por ser gaitero y dejar de ser obrero del área de producción de Lagoven. Y se encontró con Chinco, a quien le salían los versos como agua de manantial.


En esta foto familiar aparece cuando contrajo matrimonio con su Brunilda, a quien él llamaba “Amada”.

“Bernardo cantaba en cualquier lugar lo que Chinco componía. Alberto Silva vio a Bernardo y lo invitó a reuniones para que se integrara a Barrio Obrero, que apenas empezaba. Entonces él pidió permiso para llevar a Chinco también, porque era el autor de las letras. Cuando Silva vio esa dupla brillante, se integraron al conjunto de una vez”, contó “Matón” González.

Y empezaron las parrandas, las cervecitas (que tanto le gustaban), y los amaneceres, acompañado siempre de su compadre Bernardo. Para Andrea (esposa de Bernardo) las gaitas fueron una lidia, porque renunció al trabajo petrolero estable y pasaron necesidad. Para Brusnilda, llamada “Amada”, esposa de Chinco, desde que ella tenía 15 años y él 30, no fue problema, porque él disfrutaba el jolgorio gaitero sin descuidar el trabajo que sustentaba a sus hijos. En la necesidad más precaria Chinco socorría a Bernardo, aunque él también tenía carga dura: mantener a sus seis hijos.

En el sector El Amparo, al norte de Cabimas, vivió el compositor casi toda su vida. Los vecinos notaban que salía “rascaíto” de la Bodega “El Catire”, por la calle Igualdad, cuando manejaba la vieja camioneta roja, de Bernardo, a 10 Km/h, comiéndose el volante sostenido con las dos manos. “Abrime la puerta Andrea, que aquí te traigo a Bernardo, con una solemne pea”, decía.

Muchos se aprovechaban de su musa cuando estaba en esa condición. Le decían que compusiera algo, él lo hacía, y después grababan sin darle crédito. Su desprendimiento era tal que regaló su carro a un señor, sin trabajo, con muchos hijos sin comer. Fue la forma que encontró para ayudarlo si lo usaba en el tráfico.

El ingeniero Luis Valera, quien creció en esos lares, siendo luego su compadre, reflexiona sobre el legado de Chinco y deduce: “Él dejó las autorías más hermosas que describen al Zulia, y el estado no le ha dado la honra que merece. Nada lleva su nombre. Los gaiteros maracuchos fueron una cofradía excluyente con él, hasta el sol de hoy”.

El mismo sentimiento recoge su sobrino Wilfredo: “Hay corredores viales que tienen el nombre de muchos gaiteros. Menos el de Chinco. ¡Muy triste! Se dijo que el más reciente lo llevaría. Después resolvieron ponerle Maisanta”.

En vida, nada de eso le quitó el sueño. Él disfrutaba lo suyo, relajado. Los nervios sí le atacaron la única vez que se montó en un avión, para un toque en San Tomé, casi al final de su existencia.

“Estaba calladito. Al rato reventó la cuarteta: ‘Ya va a levantar el vuelo, el gran coloso de Avensa, sin embargo Chinco piensa, que es mejor ir por el suelo”, recuerdan en Barrio Obrero.

Luego de la presentación, sin probar bocado alguno por horas, soltó otra: “Cuando vuelva a San Tomé, me traigo un saco e’ comía, porque todavía es mediodía, y no me han dado café”, contó Alexis Delgado.

En las lides de mecánico conoció al dueño de una contratista que prestaba servicios de mantenimiento a Lagoven, Pedro Orozco. Y cuando el empresario ganó licitación para limpiar los campos petroleros en La Concepción (Campo Elías, Guaicaipuro, Paraíso, Oleary, y Niquitao) le hizo oferta a Chinco para mudarlo y contratarlo allá. Le ofreció casa en Campo Niquitao, y empleo manejando la motobarredora de calles. El compositor aceptó y emprendió mudanza a un nuevo terruño, con su familia a bordo de un Chevrolet azul y blanco que lo acompaño hasta el final. Allá vivió sus últimos 10 años.

Barriendo calles tamboreaba con los dedos y compuso un legado inédito, guardado con recelo por su esposa en una carpeta marrón. Este año Barrio Obrero grabó uno de esos temas: “¡Feliz Año!”, en honor a él.

Un dolor de estómago asomó su partida. Familiares nunca le dijeron que era un cáncer agresivo allí. Él lo sospechó y versó al respecto. Hasta el epitafio de su lápida lo escribió antes de morir. Tres meses duró Chinco desde el fatal diagnóstico. Sacó cuentas de su mejor legado, su familia, y les ofrendó: “Miren lo que me produjo // la vida en su espacio ancho // una familia y un rancho // dotado de un criollo lujo // que a Reverón pa’ un dibujo // le hubieran sido un modelo // niños durmiendo en el suelo // nuestro ajuar todo un harapo // nuestro alimento guarapo // pero como fondo el cielo”.


Estas palabras pidió que fueran colocadas en su epitafio. Los restos de Chinco se encuentran en el Cementerio Municipal Corazón de Jesús, de Maracaibo.

Fuente: panorama.com.ve

viernes, 12 de febrero de 2016

''El Joyero de la Virgen''


2011, fallece Enairo Villasmil, el muy recordado "Joyero de la Virgen".

Don Enairo había nacido en la Calle Venezuela del barrio El Saladillo de Maracaibo y durante 41 años fue el encargado de limpiar, restaurar y cuidar las joyas de nuestra Virgen de Chiquinquirá.

Cuando era joven sus padres le presentaron varias opciones para que las desarrollara como profesión, entre ellas: Sastrería, carpintería y zapatería, pero en ninguna se sintió a gusto, y es así cuando a partir de 1939, empieza a realizar el arte de crear joyas.

Villasmil también se encargaba de guiar a los jóvenes de su comunidad en el deporte, constituyendo con la ayuda de los representantes de la Basílica, un equipo de béisbol al que denominó Amparo.

En una reunión con los padres de esos jóvenes, apareció el entonces padre Roberto Lückert, quien le preguntó que cuál era su profesión, a lo que don Enairo contestó rápidamente, que él era joyero, y desde ese momento, el hoy monseñor Roberto Lückert, le confió el puesto de "Joyero de la Virgen".

Hoy, desde El Zuliano Rajao, recordamos a don Enairo Villasmil, un zuliano digno de admirar.

Fuente: elzulianorajao.com