Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

martes, 24 de noviembre de 2009

Yayo y su Maracaibo Viejo ( 24/11/2009 - Publicacion Nº 8 )


Click en la Foto para Ampliarla


La gripe española

En 1918, el mundo se vio envuelto en la pandemia mas mortífera de su historia con un poco mas de 40 millones de personas muertas por la mal llamada gripe española, en contraste con la cantidad de muertos que produjo la Primera Guerra Mundial que fue alrededor de 9 millones de personas.

El virus A H1N1 que produjo esta pandemia, pudo ser estudiado y recreado, porque se pudo rescatar genes de virus provenientes de una víctima que había muerto en 1918 , en un pueblo esquimal de Alaska y el frío de la zona había preservado muy bien el cuerpo, de este estudio se precisó que era el A H1N1 y no tenía ningún gen de tipo humano, pero tenía 25 mutaciones que los hicieron 50 veces mas infecciosos que la gripe común en solo un día y 39000 veces mas en cuatro días, por lo que se convirtió en un agente mortal, causando neumonías con rapidez y a menudo la muerte a los dos días, solamente en la India ocasionó 15 millones de muertos, por nombrar un país. Uno de los factores de la propagación tan rápida de la enfermedad fue la cantidad de viajes que hacían los combatientes durante la Primera Guerra Mundial, debido a la modernización de los sistemas de transporte, lo que contribuyó y aumentó las probabilidades de contraer la enfermedad.


Click en la Foto para Ampliarla


A Maracaibo llegó en Octubre de 1918 en una goleta que venía de La Guaira y traía dos pasajeros con la enfermedad, uno se hospitalizó en la Casa de la Beneficencia, hoy Hospital Central Dr. Urquinaona y el otro en su casa en la calle Monagas del municipio Chiquinquirá, estos fueros la chispa que prendió el gran incendio, la enfermedad se propagó por toda la ciudad, para esta fecha el gobierno de Santos Matute Gómez, emite un decreto en el que se prohibía la entrada a puerto de barcos que vinieran de La Guaira y Puerto Cabello, considerando que el gobierno tenía que preservar la salud del pueblo, decreto hecho a destiempo porque ya la enfermedad extendía por los barrios de la ciudad.

El 2 de noviembre se designa una comisión de médicos para conocer la situación, el 4 de noviembre se dictamina que es una epidemia y que la Sociedad Médico Quirúrgica se encargaría del problema, como puede verse esta es una sociedad científica y al médico de Sanidad se le pide solamente que coopere en el circulo de sus atribuciones, cumpliendo con las medidas de profilaxia que el Ejecutivo del Estado ordene, estas fueron decretos y resoluciones a seguir pero sin preocuparse de combatir verdaderamente la enfermedad.


Click en la Foto para Ampliarla


Por iniciativa de Monseñor Arturo Celestino Álvarez se constituyó una Junta de Socorro llamada Liga Sanitaria, que desplegó una gran labor en beneficio de los enfermos y necesitados de auxilio, ya para el 5 de noviembre los enfermos pasaban de 5000 y se seguía extendiendo, llegaron a registrarse hasta 50 defunciones diarias, hubo casas que todos sus habitantes padecían la gripe y estaban postrados, simplemente acostados en hamacas, las funerarias no daban abasto para atender las necesidades de la gente, no conseguían madera para hacer los ataúdes y muchos tuvieron que ser enterrados envueltos en sabanas u o en las propias hamacas.

Las partes de Maracaibo mas afectadas fueron los municipios de Chiquinquirá y Santa Lucía, donde habían casas hasta con 21 personas enfermas, semidesnudas y hambrientas, había que verlas para apreciar toda la miseria y horror de este cuadro dantesco, y fue principalmente en estos sitios donde la Liga Sanitaria hizo su mayor y mejor trabajo, con un altruismo sin precedente en nuestra historia, visitaban todos los días estas casas de enfermos, el propio Monseñor Arturo Celestino Álvarez personalmente los atendía para llevarles ayuda espiritual y material con medicinas y alimentos.

Fueron prohibidas las manifestaciones públicas, reuniones, se cerraron comercios, se prohibió acompañar a los muertos a las iglesias y cementerios, este año la procesión de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá no salió, creo que ha sido el único año que nuestra Chinita se quedó en su casa. La compañía Caribean Oil Company regalaba a la gente, petróleo que era utilizado para purificar el ambiente al encenderlo y así espantar las “miasmas” o emanaciones malignas que desprenden los cuerpos o materia en descomposición. Se instalaron varios hospitales y salas de emergencias, el hospital Chiquinquirá, fue habilitado el Colegio Federal de Varones, una casa vieja de la calle Ciencias y que se llamó hospital Universitario, atendido por estudiantes de medicina, el bachiller Alejandro Marcussí Delgado consiguió una casa en la plazoleta de Santa Lucía y la convirtió en un hospital llamado Santa Lucía.


Click en la Foto para Ampliarla


Para finales del 1918, la epidemia había desaparecido dejando la cantidad de 1570 muertos, para el 6 de Enero de 1919, se disuelve la Liga Sanitaria y Maracaibo comienza a recobrar su ritmo acostumbrado. Monseñor Arturo Celestino Álvarez estuvo como obispo de Maracaibo hasta 1919, cuando fue trasladado a Calabozo, regresó a Maracaibo para asistir a la coronación de la Virgen de Chiquinquirá en 1942, murió en 1952 y su corazón que ya en vida lo había entregado a Maracaibo, por su gran amor hacia nosotros, fue su deseo que estuviera en Maracaibo y el 15 de febrero de 1952 fue traído y reposa en el altar mayor de la basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá


Eduardo de Pool
Publicar un comentario en la entrada