Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

jueves, 21 de julio de 2011

Yayo y su Maracaibo Viejo - Publicación Nº 14


Click en la Foto para Ampliarla

Las Piraguas


Eran estas el medio de transporte utilizado en el Maracaibo de antaño para su comunicación e intercambio de pasajeros y de los productos agrícolas y pecuarios con los pueblos ribereños del Lago de Maracaibo, Santa Bárbara del Zulia, San Carlos del Zulia, Bobures y La Ceiba en el sur del lago y hacia la costa oriental del lago, Cabimas especificamente.


Click en la Foto para Ampliarla

Estas embarcaciones de madera medían alrededor de 15 metros de largo con 4 metros de ancho aproximadamente , lo que les daban una gran envergadura con una espaciosa bodega, algunas de ellas eran a vela, pero la mayoría tenían propulsión a vela y motor, tenían una parte de su estructura, generalmente hasta la mitad, resguardada por una “toldilla” o techo que le servía para proteger del sol y la lluvia a la tripulación y los pasajeros inclusive para la carga cuando era utilizada esa zona para ese menester.


Click en la Foto para Ampliarla

El auge de este tipo de transporte se debió principalmente a que Maracaibo estaba aislada del resto de Venezuela por el lago, aumentada por la falta casi absoluta de carreteras que la comunicaran con pueblos como El Moján, la Villa del Rosario, Machiques etc. Cuando empezó a funcionar la compañía “La Translacustre” con sus ferrys y comenzaron a construirse mejores carreteras, en este momento empezó a decaer la utilización de las piraguas, la “puntilla”, (término taurino que se usa para definir el instrumento con el cual se remata al toro al acabar la faena y si aún permanece vivo) fue la construcción del Puente sobre el Lago “General Rafdael Urdaneta”, que decretó practicamente el ocaso de este tipo de embarcación, todavía se conservan algunas que sirven de testimonio de ese pasado glorioso.


Click en la Foto para Ampliarla

En el año 1937, el 8 de Agosto ocurrió el hundimiento de la piragua “Ana Cecilia”, embarcación a motor y vela con una capacidad para 150 pasajeros, que salió de Maracaibo con destino Cabimas, pero llevaba una sobre carga de mas de 100 personas, las causas de este hundimento no estuvieron claras, se dijo que en un momento determinado, un grupo grande de personas se fueron hacia un costado causando que la embarcación se volcara, en este accidente murieron mas de 130 personas, de las que pudieron salvarse nadando hasta las playas de San Francisco o hasta la Isla de Providencia, una de ellas que llegó nadando a San Francisco fue el Sr. Rafael Adán Ochoa, gran amigo de nuestra familia quien nos contó su odisea-- Embarcó en la piragua a última hora y enseguida partió la piragua, nos explicaba que iba para Cabimas porque estaba trabajando allí y había venido a visitar a su mamá que vivía en Santa Cruz de Mara, lo que hacía cada 15 días, dice que zarparon normalmente pero a poco del camino el mar se fue encrestando por el fuerte viento, el no se preocupó mucho por que el era marino, sintió un bandazo, pero no le hizo caso aun cuando el barco se movía mucho pero los psajeros se estaban poniendo nerviosos, mucha gente se había montado sobre la “toldilla” y se habían acostado allí, en un bandazo muy fuerte de la gente que estaba en el techo muchos se cayeron sobre los que estaban debajo. Se formó un tumulto y pedían a gritos que se devolviera la piragua a Maracaibo pero lo hizo fue dirigirse hacia la Isla de Lázaro o Providencia a buscar la costa, dice Adán que hubo otro bandazo y el no lo pensó mas y saltó al agua y vió como la piragua se hundía.

Ya en el agua su principal problema fue sacarse la ropa sobre todo los zapatos y las medias, completamente desnudo empezó a nadar hacia San Francisco, nadó sin parar hasta que llegó al muelle de una compañía petrolera, allí, un vigilante de la compañía lo ayudó a subir y Adán le contó por lo que había pasado y que la “Ana Cecilia” se había hundido , lo llevaron hasta el edificio de la Aduana en Maracaibo así desnudo como estaba, en este lugar ya estaban llegando otros sobrevivientes, estando allí se acordó de un amigo que vivía en la calle Carabobo y se dirigió hasta allí, pero su amigo no estaba, de la casa salió una muchacha llamada Enriqueta Navarro, quien al verlo desnudo se asustó, Adán le explicó por lo que estaba pasando y la muchacha le dió ropa y lo dejó dormir allí, al amanecer salió a buscar a su tía Lola Ochoa, quen le dió dinero y se compró unos zapatos y se fue hasta Santa Cruz a ver a su mamá para que supiera que estaba vivo.

Después de este incidente cada vez que viajaba en piragua, al embarcar lo primero que hacía era quitarse los zapatos y las medias. ¡ por si acaso!!!

Hubo otro naufragio importante que ocurrió el 8 de Enero de 1955, cuando la piragua “La Diafana” que venía de Bobures cargada de azucar y plátanos ademas de 50 pasajeros chocó contra un taladro petrolero, resultando muertas 8 personas y 11 heridos, entre los muertos estaba Rosario Solarte, gran atleta y gloria del basquetbol zuliano.

Fotografias Cortesia de: Juan Carlos Morales Manzur

Eduardo de Pool
correo: yayodepool@gmail.com
twitter: @yayodepool

Publicar un comentario en la entrada