Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

lunes, 31 de agosto de 2015

Los Zagalines ¡45 años de gaitas y tradición en el Zulia!


Si una semilla cae en tierra buena da frutos, solía decir el recordado padre Vílchez refiriéndose a la parábola del sembrador, y durante casi medio siglo, la agrupación gaitera Los Zagalines forma parte de esa cosecha espiritual que el sacerdote legó en San Francisco, al sur de Maracaibo.

Justo hace dos años, el 30 de agosto de 2013, fallecía en el municipio donde se convirtió en sembrador a través del sacerdocio, Monseñor Luis Guillermo Vílchez. Y, hoy, los niños y jóvenes que integran a Los Zagalines lo honran continuando con lo que mejor saben hacer, ¡gaita! Cumplen 45 años de trayectoria artística y para ellos el género pascuero sigue siendo expresión de sentimientos, de historias, de vivencias.

Desde su llegada a los escenarios en los años 70 se convirtieron en todo un “boom”. No existía una agrupación integrada completamente por niños y jóvenes que cantara gaitas, ¡y de qué manera! Rememora Luis Germán Briceño “El Catire Machete”, y quien fue uno de sus primeros integrantes.
“Yo tenía 10 años y cantaba en el coro de la parroquia San Juan Bautista. No sabía nada de música, pero allí aprendí a amar nuestras tradiciones, lo que le recomiendo a cualquier niño para que cante con el corazón”, dijo Briceño, hoy de 53 años.

La agrupación gaitera, ya con producción discográfica, nació para las navidades de 1972, pero desde 1970 (año que se toma para celebrar su aniversario), comenzó a cantar en la iglesia como parte del coro. Sus primeros integrantes fueron (solistas) Xiomara y Yumín Quiróz, Nelly Ávila, Alberto León, Luis Germán Briceño, Ender Soto y Tubalcaín Morán. Los cuatristas eran Santiago Soto y Juan Carlos Villasmil. Como charrasqueros se desempeñaron Alberto Bohórquez y Ney Soto, mientras que José Luis Briceño, Aric Quiróz y José Villalobos destacaban como tamboreros y Valmore Albornoz y Omar Quiróz como furreros.

Magda Guerra fue una de sus solistas más destacadas y hoy, sus hijas Maira y Milagros Fuenmayor, continúan su legado. También sería imperdonable dejar de reconocer el aporte de otra voz inconfundible, la de Enrique Quiróz. Cientos han pasado por esa escuela que forja el talento más joven del municipio sureño. Uno de ellos es su actual director Ángel Francisco “Pancho” Fuenmayor.


“El padre Vílchez sembró tradición y nos inculcó a creer en valores como la responsabilidad, el trabajo en equipo y la disciplina. Muchos de los integrantes actuales son hijos de los primeros Zagalines. Mi hija, Milagros Fuenmayor, es una de las vocalistas, y eso me llena de orgullo”.
Decenas de familias han confiado en la agrupación como una oportunidad para ayudar a encaminar a sus niños por la senda positiva.

En 2003 se fundó la Escuela de la Gaita de San Francisco y de manera gratuita asisten a clases de canto y música organizados en tres grupos: preinfantil (de 8 a 13 años), infantil (de 13 a 17 años) y juvenil (entre 18 y 20 años).


Hoy 130 niños se forman en la institución que funciona en el liceo del padre Vílchez (calle 27 con avenida 9 de San Francisco). Asisten de lunes a viernes entre las 2:00 y 6:00 de la tarde, a clases de vocalización, armonía y percusión.

La Fundación para la Academia de la Gaita Ricardo Aguirre (Fundagraez) se encarga del pago de los instructores. La Alcaldía de San Francisco también ha brindado su apoyo, al igual que otros entes como la Guardia Nacional Bolivariana y colaboradores que creen en el talento de los niños.

Lograr una sede propia, reparar los instrumentos musicales y comprar otros, además de continuar con la formación gaitera es la principal meta.

Fuente: Panorama