Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

sábado, 19 de diciembre de 2015

Yayo y su Maracaibo Viejo - Manuel Dagnino - Publicación N° 37



Parroquias del Municipio Maracaibo
Manuel Dagnino

Nació en Génova, Italia el 3 de enero de 1834, hijo del Capitán de Navío Don José Dagnino y Doña Ángela Dassore, quienes fueron obligados a emigrar por graves disensiones con la familia, para ese entonces Manuel tenía 8 años, más tarde narraría la nostalgia del niño que añora la patria lejana, a los amigos de la infancia, a la escuela del barrio.

Su padre le impone, dado su carácter templado por su carrera marinera hace que Manuel a la venta de frutas a domicilio y al mismo tiempo estudie por las noches, porque sentía un gran amor por el estudio, pero rápidamente puede inscribirse en la Escuela Parroquial de San Juan de Dios para su educación primaria.

Sus estudios de secundaria los cursa en el Colegio Nacional de Maracaibo y obtiene el grado de Bachiller en Filosofía el 27 de agosto 1854. Ese mismo año se inscribe en el curso de Medicina y en el de derecho, este último no lo termina, fue brillante en sus estudios médicos y en todos los años siempre obtuvo los primeros premios en todos los cursos menos en uno.

El 16 de agosto de 1860 obtiene con brillantes calificaciones el grado de Bachiller en Medicina, poco tiempo después viaja a Caracas y alcanza en la Universidad Central, el Doctorado en Medicina el 2 de diciembre del mismo año, en el discurso de Instalación de la Universidad del Zulia relata las circunstancias de su grado.

Dotado de gran inteligencia, una viva imaginación y una memoria prodigiosa, Dagnino domina la Filosofía, el Derecho Civil, el Romano y el Canónico, la Literatura, el Latín, y varias lenguas vivas, siendo entre sus colegas médicos considerado como uno de los más distinguidos y Cumbre de la Clínica.

No se contenta con prestar sus servicios en el antiguo Hospital de Sta. Ana y en la recién fundada Casa de Beneficencia y con ferviente caridad emprende ayudado por otras personas tan caritativas como él mismo la fundación del Hospital Chiquinquirá y para ello había que actuar en tal forma buscando recursos financieros que se ganó el envidiable título de “Benefactor de los enfermos desvalidos de Maracaibo”.

El Hospital Chiquinquirá sus puertas al público el 1° de enero 1865, Manuel Dagnino fue su primer “Médico en Jefe”, donde atendía a los pacientes allí recluidos, a la vez que atendía a su numerosa clientela en su clínica privada. En 1866 viaja a Europa a su añorada Génova, allí renueva sus conocimientos médicos y asimila los últimos adelantos de la ciencia, al finalizar el año regresa a Maracaibo dueño de una serie de innovaciones terapéuticas, las cuales aplicó de inmediato en beneficio de sus pacientes.

En el año 1870 el gobierno de Venancio Pulgar lo expulsa y él se va a Curazao y de ellí regresa a Génova donde permanece 6 años, donde publica una serie de trabajos médicos y filosóficos, se puede destacar su “Ensayo Práctico sobre Fiebre Amarilla” y “Estudios críticos sobre algunas teorías filosóficas de la Divinidad”, el primer trabajo lo consagra como una de los primeros clínicos locales y le da renombre internacional ya que traducido al inglés y al francés, el segundo trabajo lo destaca como un filósofo cristiano de altura. A sus estudios le agregamos su producción científica, filosófica, histórica, oratoria, periodística, dramática, poética y hasta novelística, podemos afirmar que Manuel Dagnino es una de las figuras con más relieve de su generación.

Pero, no solo sobresale como clínico y escritor sino como cirujano eminente e introductor de técnicas nuevas al hacer intervenciones oftalmológicas, también de vías urinarias, ligaduras de arterias, traqueotomía hasta una histerectomía subtotal realizada por primera vez en Maracaibo.

Su pluma era ágil y su verbo rotundo para un juicio crítico sobre la obra de inmortales del pensamiento que lo sitúan entre los primeros pensadores de América, escribe sobre muchos escritores contemporáneos, sobre sus obras y penetra en la historia con el mismo del que está consciente de la labor de manejar fechas y datos históricos, lo que también es una obra de arte.

La figura del Dr. Manuel Dagnino se levanta en su pedestal de mármol como fundador del Hospital Chiquinquirá, como buen clínico y cirujano competente, como filósofo de pensamiento ortodoxo, gran orador, crítico mordaz y certero, como ensayista de buen de buen juicio, pero su producción literaria más bien fue pobre al parecer tomo este género como pasatiempo más que como un escritor consciente de su papel literario.

Muere en Maracaibo este notable médico y mejor ciudadano el 3 de abril de 1901.
Publicar un comentario en la entrada