Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

martes, 26 de abril de 2016

"El Curita" de San Francisco


Este querido sacerdote nace en el desaparecido pueblo de El Caimito, hoy municipio Miranda del estado Zulia, el 24 de abril de 1924.

Sus estudios de primaria y de educación media los realizó en las pocas instituciones educativas que habían en su tierra natal.

El 27 de marzo de 1937, ingresó al Seminario Diocesano de Maracaibo, y el 25 de septiembre de 1941, al Seminario Interdiocesano de Caracas.

El 5 de diciembre de 1948, en la Catedral de Maracaibo, fue ordenado sacerdote por monseñor Marcos Sergio Godoy, oficiando su primera Misa en la iglesia de Los Puertos de Altagracia, el 26 de diciembre de ese mismo año.

Su brillante apostolado lo comenzó en Isla de Toas, donde se ganó el amor y la admiración de toda la feligresía, además, fue allí donde inició sus actividades musicales y deportivas.

En 1953 es designado cura párroco de la Iglesia del Santísimo Cristo, único templo católico que existía en la parroquia San Francisco del estado Zulia, el cual transformó con la ayuda de los vecinos de la época.

Después de ser recibido por el sacerdote saliente, Ángel Ríos Carvajal, y de otras personalidades de San Francisco, el presbítero Vílchez se arrodilló frente al altar de la iglesia y pidió a Dios poder llevar con gran éxito la obra misionera que desde ese momento le tocaría cumplir en su nueva parroquia.

"El Curita" o "El Socio", como también era conocido, congregó a la juventud en el Frente Juvenil de San Francisco, creó los periódicos Lumbre y El Municipal, el programa radial Juventud en Marcha, que era transmitido por la emisora católica La Voz de la Fe; fundó el Liceo San Francisco, mejor conocido por todos como "El Liceo del Padre Vílchez"; y formó los conjuntos gaiteros: San Francisco, Zagalines, Zagales y Las Espiguitas del Padre Vílchez.

Fue él quien logró que se llevara a cabo la construcción de la llamada Basílica Menor de San Francisco, que hoy es uno de los símbolos más hermosos de ese municipio del estado Zulia.

Por eso recordamos a monseñor Luis Guillermo Vílchez Soto, un ser muy especial y querido por todo el pueblo sanfranciscano.

Fuente: elzulianorajao.com
Publicar un comentario en la entrada