Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

viernes, 18 de noviembre de 2016

La noche terminó en una emotiva serenata a la Virgen y amanecer: ¡Salve Madre!



Han pasado 307 años desde que aquella humilde lavandera María Cárdenas presenció el milagro del cielo en una tablita y los zulianos se siguen concentrando para celebrar el asombro que solo da la fe. Centenares de personas se concentraron este jueves en vísperas del cumpleaños de la Virgen Nuestra Señora del Chiquinquirá en la Basílica de Maracaibo en un ambiente donde lo divino y lo sublime se combinan con lo fiestero de un pueblo alegre y dicharachero como lo es Maracaibo.


La melodía del Coro Infantil de las Voces Blancas de la Sociedad Religiosa Servidores de María engalanó las paredes del templo chiquinquireño a partir de las 4:30 de la tarde ante una Santa Madre orgullosa y conmovida, acto que sirvió de antesala a la solemne eucaristía presidia por monseñor Angel Francisco Caraballo Fermín, mientras en la Plazoleta de la Basílica se concentraban miles de fieles con ramos de flores en mano para homenajear a su Reina Morena.


Los fieles católicos hicieron cola para agradecer a la Chinita los milagros concedidos y también para clamar al cielo por tantos malestares que siguen padeciendo. Decenas de niñas y adultas vestidas de guajiritas en alusión a la llamada Virgen Morena se acercaron a la consoladora Madre pagando promesas casi todas referentes a la vida de una persona.


Una fila de niños, adultos y abuelos no paró de moverse, eran los fieles hijos entrando y saliendo con ramos de flores del santuario de la también llamada Señora del Saladillo siempre resguarda por los Servidores de María.

A las 7:00 de la noche la poesía se hizo música gracias al concierto católico del Fray Richard Gustavo Godoy y con la especial animación de Elianta Quintero y Carmen Elena Arrieta quienes durante toda la noche animaron, rieron y lloraron con los feligreses.


San Benito irrumpió en el escenario al son de los tambores que fueron seguidos por un pueblo conmovido y abocado a beber de la fuente de la espiritualidad chiquinquireña.


La celebración se vio avivada con la noticia del Grammy obtenido por la agrupación zuliana Guaco como si de un mismo milagro de la Chinita se tratara.


A las 8:00 de la noche las reflexiones llegaron a los corazones de los feligreses mediante la predicación del presbítero Evelio Pérez y el concierto de la banda católica Song de Jesús de la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria.


Al son de furro y tambora los centenares de devotos celebraron el Día de su Santa Patrona en un maratón de gaitas de más de dos horas a la Chinita. La tradicional Serenata Gaitera comenzó a las 10:00 de la noche y aguardó hasta las 12:00.


Los conjuntos Alitasia y Gaiteros del Pozón animaron el evento más conmovedor y masivo del pueblo católico zuliano.


Hablame de Maracaibo, la Retreta, La Elegida y La Matemática fueron las gaitas más coreadas por un público que no dejó de aplaudir y lanzar oraciones al cielo entre cada verso para finalmente cantar el Feliz cumpleaños a la Virgen Morena al compás de las doce campanas haciendo honor a aquel día en el que Nuestra Señora de Chiquinquirá se renovó milagrosamente en Maracaibo.


Las mañanitas a la Virgen fueron presididas por monseñor Roberto Lückert León, arzobispo de Coro, y las emociones estuvieron a flor de piel en un evento en el que nadie pudo evitar las lágrimas, hasta los gaiteros confesaron los milagros agradecidos a la Chinita y todos los presentes se unieron en un mismo sentimiento en una noche que terminó en amanecer ¡Salve Madre!










Fuente: noticiaaldia.com
Publicar un comentario en la entrada