Envía tus reseñas y temas al correo: adriandepool@yahoo.com

sábado, 28 de octubre de 2017

Gloria a ti, madre amantísima. Bajada de la Chinita 2017 (+Fotos, Video)


En medio de una lluvia de flores, juegos de luces, gaita y los aplausos de la feligresía, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá bajó del nicho para reencontrase con su pueblo.

A las 5.08 minutos de este sábado inicio la ceremonia religiosa, presidida por Monseñor Freddy Fuenmayor Suárez, Obispo de Los Teques nacido en el Zulia. Se entonaron canticos en honor a la patrona y la homilía recordó las virtudes de la madre de Dios.

“Queridos hermanos, la luz brilla sobre un pueblo que estuvo bajo una gran oscuridad. María es signo de esperanza para los pueblos que sufren, camina a nuestro lado, lucha con nosotros. Es el más grande símbolo de la maternidad, que se hizo visible cuando la anciana recogió la tablita”.



Además, el Obispo recordó que este año la celebración de las fiestas patronales está inmersa en un acontecimiento magnifico, ya que el próximo 18 de noviembre, durante la celebración del aniversario de La Chinita, la Basílica será declarada Santuario Arquidiocesano del Zulia.

“En el marco de los 75 años de la Coronación Canónica, queremos ofrecer una Corona espiritual de caridad expresada en nuestras buenas obras en favor de las piedras preciosas que hoy la Virgen desea como ofrenda generosa, estas son: reconciliación y paz”.


Mensajes contundentes

El sermón incluyo súplicas por la actual situación de Venezuela. “Ruega madre por este pueblo que está a merced de la crisis alimentaria, sanitaria y el peligro que afronta este pueblo. Vela por todos los venezolanos que tuvieron que abandonar el país buscando en otra parte lo que su nación no puede darles”, expresó Monseñor.

En medio de la oración, el Obispo pidió a la Virgen mover “los corazones de quienes nos gobiernan, para que ejerzan su oficio velando por el bien común y los intereses del pueblo, más allá de sus propios intereses y de sus ambiciones de poder y de dominio. En este sentido quisiera subrayar que los obispos de Venezuela, en un reciente comunicado con referencia a las pasadas elecciones regionales, afirmaron que el pueblo tiene derecho a exigir de parte de la dirigencia política que se ocupe de sus necesidades más sentidas”.



También clamó por los empresarios y comerciantes, “para que sean honestos y solidarios y no contribuyan con la cadena de desmedidos aumentos de precio que agravan la situación de pobreza creciente y progresiva que agobia al pueblo venezolano”.

Música y flores

Después de la liturgia, La Chinita descendió de su camarín, despacio y entre un juego de luces. Al llegar al final de tobogán, hubo humo, lluvia de pétalos de rosas y finalmente los Servidores de María la acomodaron sobre el mesón.

El retablo fue conducido hasta la tarima, donde el grupo gaitero Los Chiquinquireños le ofreció una serenata con éxitos como Reina Morena, La grey zuliana y Me vestí de blanco, entre otras composiciones dedicadas a la Virgen Morena.

Luego, la tablita salió en la tradicional procesión sobre los hombros de sus Servidores y al regresar al santuario fue recibida por más música, oraciones, aplausos y todo el fervor de su pueblo.



“La campeona de la salud”

Los feligreses llegaron desde muy temprano y la mayoría coincidió en la petición de este año: Salud. Joalis Suárez llegó vestida con manta guajira para cumplir con su promesa. Cuenta que es la primera vez que pide lo mismo para ella, para su familia y para el país. “Si tenemos salud en un país donde no hay medicinas, ya es una bendición. La Chinita hace milagros y que nos mantenga sanos es lo que más anhelo”.

José Manuel Méndez, estudiante de 23 años le pide a la Virgen por la salud de su madre. “Tiene problemas de tensión y se deshidrata. Estamos desesperados porque no se consigue el tratamiento y cuando lo conseguimos cuesta hasta 200 mil bolívares. Yo tuve que dejar de estudiar para trabajar, es duro lo que vivimos, pero si la Chinita le da salud a mi mamá, todo lo demás lo busco yo como sea”.


María Eugenia Espinosa cuenta que es su primera experiencia en una bajada de La Chinita. “Estar en esta fiesta de la Virgen es muy emocionante. Vine porque una amiga hizo una promesa en mi nombre para que saliera bien de una operación. Se lo agradezco mucho, es el mejor regalo. A la Chinita le sigo pidiendo salud”.



Fuente: laverdad.com
Publicar un comentario